Etiquetas

domingo, 22 de abril de 2012

Reflexiones sinceras, Verso decadente

Estaba aquí sentada

Intentando que esto rimara

Buscaba un tema para escribir una canción

Que probablemente fuera mala

De repente me encuentro llorando,

Aunque no debería sorprenderme

Podría crear un mar yo sola, sólo pensando, sin moverme,

No puedo evitar que las palabras

Fluyan por mi atormentada mente

Me sigo preguntando la causa de mi agonía

Si mis inquietudes son normales para mi edad adolescente

A veces miro y sólo veo

Cráneos que desfilan, no gente

No comprendo por qué me siento tan vacía

Si podría dar mi vida por uno de esos rostros

Si amo a tantos y odio a otros pocos

¿Por qué siento que soy la única a la que no ilumina el foco?

Y tal vez no tenga sentido,

Pero odio el mundo en el que vivo

Aunque lo acepte porque es lo único que he conocido

Es una bola que no deja de girar

Hecha de relojes y rutina

Que me hace vomitar

En que hay que mentir para encajar

En que el rico se compra su Ferrari

Y pasea por la calle mirando hacia otro lado

Cuando ve a los que cayeron en la miseria por su culpa

De cuando en cuando soy la más feliz,

O al menos lo parezco

Y cuando me quedo sola

Vuelvo a hundirme en pensamientos

Será que soy joven,

Pero lo cierto es que no lo creo

Lo mío es algo más, una pena que no se va

Dicen que los inteligentes viven tristes

Me pregunto si he de alegrarme

Aunque dudo de ello

Pues siempre me he visto idiota

Distraída, torpe y asustada

No tengo fuerza para luchar si no estoy acompañada

Y sin embargo, siempre busco la soledad

Este escrito, ¿para qué servirá?

Probablemente se pierda entre otros

Me pregunto si quiero que alguien lo lea

O lo esconderé como un tesoro

¿Es una estupidez que mis mejores amigos sean la tinta y el folio?

Lo cierto es que me da igual

Son los únicos que escuchan sin juzgar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada